Primero Familia

Yo “daría la vida por mis hijos”


No hay padre que negara esta afirmación, claro que “daríamos la vida por nuestros hijos”.

Estoy seguro, es innegable; si caminando por la calle un asaltante pistola en mano te apunta a ti y a uno de tus hijos y te pregunta: uno de los dos va a morir…. ¿A quién mato.. a usted o a su hijo?

La respuesta es casi inmediata… Sin pensarlo. Máteme a mí y déjelo vivir a él o a ella. Respondemos en automático, con certeza y casi con orgullo respecto a nuestro desmedido amor por ellos que permite que incluso “demos” este gesto heróico.

Pero eso, amigos míos, eso no tiene nada que ver con “dar la vida”, eso es dar la muerte, eso es entregar la muerte por la gente que amas.

Dar la vida en cambio implica vivirla intensamente a favor de la gente que amas, dar la vida es despertar cada día y entregarte al 100% en lo que tienes que hacer, dar la vida implica dejar de jugar solitario en la computadora y jugar “acompañado” en el pasto con tus hijos, dar la vida es renunciar a tus excusas, a tus pretextos, a tus resentimientos y desidias, a las cosas que nos empequeñecen y entender que cada minuto que pasa… Nos acercamos al último de nuestros minutos, que cada día que pasa… “no morimos de apoco”, que esa muerte diaria, sea para ti y para los tuyos… Morir de amor… Morir en el amor, en el amor del esfuerzo, de la entrega… De la alegría de saber que tienes un espacio en este mundo y en el corazón de los tuyos.

Da la vida por la gente que amas, cada día.

Piensa, reflexiona y actúa…

Fuente: Helios Herrera


'Yo “daría la vida por mis hijos”' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto