Primero Familia

Suegros que dan miedo


-¿No te parece que ya es hora que los niños se vayan a dormir?

-¡Ay, por favor, deja que el niño se quede despierto una hora más! No estoy aquí de visita todos los días.

-Creo que ese niño ha comido demasiada azúcar.

-No exageres. Dale al niño otro pedazo de pastel, no va a pasar nada porque come tantita azúcar.

Todos hemos escuchado este tipo de comentarios de los labios de nuestros suegros, que siempre parecen tener una opinión acerca de lo mal que estamos educando a sus nietos. Sin importar lo que hagamos, los benditos suegros siempre tienen algo que opinar o algo en lo que no están de acuerdo.

O somos muy estrictos, o nos falta poner disciplina en la casa. Parece que nunca hacemos las cosas bien.

Ya sea de forma calladita pero molesta, o de plano, a grito abierto, los suegros siempre tienen algo que comentar, y por lo general, nos fastidian de más.

Y por más que les pidamos, los abuelitos hacen lo que les da la gana, sin tomar en cuenta nuestras reglas.

La mayoría de las veces, no lo hacen por metiches o por dejarnos en mal, el problema, es que ellos llevan siendo padres y madres durante muchísimos años –más que nosotros- y están acostumbrados a ejercer su autoridad.

La mayoría del tiempo no lo hacen de manera intencional, sin embargo, estas actitudes crean conflictos en todas las familias, entre marido y mujer, y a la vez, causan confusión en los niños: ¿Le hago caso a mi mami o a mi abuelita? ¿Quién tiene la razón? Tal vez debo obedecer a quien más me convenga.

Si tus suegritos están metiéndose de más en tu manera de educar a tus hijos, tal vez sea necesario aclarar algunos puntos con ellos, de manera inteligente, para evitar conflictos más grandes.

A continuación te damos algunos consejos que pueden ayudarte a lidiar con unos suegros de miedo.

Establece límites

Desde el principio debes establecer ciertos límites y reforzarlos de manera constante. No pienses que tus suegros mágicamente van a adivinar las reglas a los que tus hijos deben adherirse en casa, por eso, es importante que les hagas saber a los abuelitos, de ser necesario todos los días, cuales son las reglas que gobiernan en tu casa.

No permitas que los conflictos se hagan más grandes

Trata de mantener una actitud relajada, después de todo, los abuelos son cómplices de los nietos y siempre van a tratar de romper algunas reglas. No hagas problema por todo y tampoco guardes rencores. Escoge cuales son los asuntos más importantes y cuando ocurra algún incidente, comenta con tus suegros lo que no estés de acuerdo. Diles las cosas con tacto y con respeto, es obvio que van a tener diferentes puntos de vista en muchas cosas, pero tienen en común el amor a tus hijos, toma esto siempre en cuenta.

Mantengan la unidad del matrimonio

La mejor defensa contra suegros metiches, es un frente unido con tu pareja. Ustedes como padres deben estar de acuerdo en los asuntos básicos de la educación de sus hijos y tener constante comunicación sobre esto. Deja que tu cónyuge hable con sus padres cuando tus suegros digan algo inconveniente o permitan que sus nietos actúen de manera contraria a lo que ustedes han decidido. Recuerda que un hijo siempre va a saber comunicarse de manera más efectiva con sus padres y tus suegros estarán más dispuestos a escuchar lo que venga por parte de su hijo.

Mantén tu autoridad paternal

Obvio que en algún momento va a suceder. Cuando tus suegros contradigan tus decisiones familiares frente a tus hijos, mantén la calma y habla con tus suegros lejos de los niños. Los niños necesitan reglas claras y consistencia. Cuando otros miembros de la familia tratan de aplicar reglas distintas a las tuyas, los niños se confunden. Explica esto de manera tranquila y clara a tus suegros y hazles saber que cuando cuestionan las reglas de la casa frente a los niños, pierdes autoridad y los más perjudicados son los niños.

Respeta la autoridad de tus suegros

Tú y tu cónyuge son la máxima autoridad en cuestiones educativas de sus hijos. Sin embargo, es importante mostrar el respeto debido a tus suegros. Cuando vayan de visita a casa de ellos, deben de respetarse las reglas que ellos mantienen. Si tus suegros no permiten animales dentro de la casa, es mejor dejar a tu mascota afuera o simplemente, no traerla de visita con los suegros. Y de vez en cuando, escucha lo que te aconsejen, recuerda que después de todo, tus suegros fueron los que educaron a tu pareja, así que algo deben saber sobre cómo educar buenas personas.

Se objetivo

Si tus suegros en verdad son personas aterradoras, probablemente no deban ser parte de la vida de tus hijos. Pero, la mayoría de las veces, el problema no es que sean malas personas, sino que, nos dejamos llevar por los sentimientos negativos y dejamos la objetividad a un lado. Si te pones a analizar, tus suegros también quieren lo mismo que tú: el bienestar de tus hijos. Así que deja a un lado la mala vibra y se más objetiva a la hora de analizar el comportamiento de tus suegros. No exageres ni hagas problemas en donde no los hay.

Se respetuoso

Si quieres que tus hijos te respeten, debes enseñarles con el ejemplo a ser respetuosos, y es importante que vean la manera diplomática y cortés con la que interactúas con tus suegros. Resolviendo los conflictos de manera tolerante y respetuosa les enseñas a los niños a ser respetuosos y resolver problemas sin gritos o insultos.

Demuestra tu agradecimiento

Reconocer de manera sincera las cosas positivas que tus suegros aportan a la familia, ayuda a reducir la tensión y estrecha la relación familiar. Aun cuando la situación sea difícil, trata de buscarles el lado positivo a tus suegros. Tal vez sean generosos, o siempre estén dispuestos a cuidar a los nietos, o lleguen siempre de visita con comida deliciosa y ayuden a limpiar la cocina. De ser así, hazles saber a tus suegros que valoras su ayuda y estás agradecido por tenerlos cerca. Asegúrate que tus hijos y tu pareja escuchen los halagos también.

Mantener la familia unida y feliz debe ser el objetivo principal de todos. Teniendo un poco de cuidado y paciencia en la relación con tus suegros, puedes sobrellevar hasta a los más entrometidos y metiches del mundo.

Por: Norma Olivares


'Suegros que dan miedo' have 1 comment

  1. 29 octubre, 2014 @ 2:54 pm MA. Alejandra Garcia Moreno

    Te felicito, muy buen artículo, ya te había dicho que esto es lo tuyo. Tal vez ponle una pequeña dosis de la picardía, tan tuya, porque tan formal, tan formal no eres tu. Tal vez yo lo noto porque te conozco demasiado
    Bien.te felicito por emprendedora y te deseo toda clase de Éxito. Felicidades

    Responder


¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto