Primero Familia

SÍNDROME DE ALCOHOLÍSMO FETAL, ¿QUÉ ES Y CÓMO PREVENIRLO?


Cuando se está embarazada, el alcohol atraviesa fácilmente la barrera de la placenta, de modo que el embrión alcanza de inmediato la misma concentración de alcohol en sangre que la madre.

 

El hígado de la madre lo degrada fácilmente, pero el hígado del neonato es muy inmaduro para eso. Estudios realizados con animales han dado como resultado que el alcohol, cuando es consumido por la madre, destruye el 30% de las células cerebrales en fase de crecimiento.

 

No hace falta que la madre sea alcohólica para que su bebé nazca con Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), analizaron a más de 7000 casos de SAF y concluyeron que muchas madres afirman que no tomaron más de una copa a la semana.

 

Las secuelas del alcohol se manifiestan en los niños al poco tiempo de que nacen y siguen con ellos de por vida. No se puede curar, pero es necesario su manejo con ayuda de terapia educativa y modificadora de la conducta.

 

La única manera de prevenir este síndrome es el de la abstinencia total durante los nueve meses del embarazo. Durante todo el embarazo el feto es afectado por el alcohol, durante el primer trimestre incrementa los defectos físicos, mientras que en el segundo y tercer trimestre los problemas son funcionales, sensoriales, de crecimiento y retraso mental.

 

Un neurólogo puede identificar a un niño con SAF al nacer a partir de los siguientes síntomas:

 

-El 80% tiene peso y talla bajos.

-Suelen tener microcefalia al momento de nacer.

-Ojos pequeños, pliegue en el canto interno de los ojos, área de la cara por debajo de la nariz lisa y labio superior delgado.

-Irritables y con temblor.

-Cerebro pequeño y puede presentar malformaciones importantes del desarrollo.

 

Conforme van creciendo presentan otros síntomas diferentes como:

 

-Retraso mental.

-Disfunciones motoras.

-Trastorno de memoria y aprendizaje.

-En la etapa preescolar suelen ser hiperactivos, impulsivos, con trastorno del lenguaje y problemas de comportamiento.

-Déficit de atención y función intelectual.

-Coeficiente intelectual bajo.

 

Cuando estos niños llegan a edad adulta, todos estos síntomas y déficits en la función intelectual se mantienen o pueden llegar a aumentar. Es una enfermedad de toda la vida.
De la misma manera, se desaconseja el tomar alcohol durante la lactancia. Aunque la cantidad de alcohol que se pasa a través de la leche materna es pequeña, cuanto más alcohol haya en la leche, más recibirá el bebé y existen más posibilidades de complicaciones o problemas.


'SÍNDROME DE ALCOHOLÍSMO FETAL, ¿QUÉ ES Y CÓMO PREVENIRLO?' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto