Primero Familia

Rivalidad Infantil


Mamá, mi amiguito(a) ya tiene un celular y yo no, son solo una de las miles de quejas, que recibe o recibirá de sus hijos. Vivimos en una época muy materialista y comentarios como este serán muy comunes entre sus hijos, compañeros y conocidos, es muy importante educarnos, para educarlos.

Lo primero que tiene que hacer cuando reciba estos comentarios, es no ponerse a su nivel y simpatizar con ellos, ni tampoco enojarse porque se lo exijan, le tiene que hacer ver de una manera sutil y tranquila que esa no es un razón válida para sentirse mal, ó menos. Lo más probable, es que no lo convenza, pero lo importante aquí, es que usted se mantenga firme y segura en su parecer y que así lo perciban ellos, finalmente, comprenda que a pesar de que sus hijos son influenciados por muchas personas y de sus amiguitos, son sus padres los que ejercen siempre la mayor influencia.

Somos seres sociables, tenemos una necesidad de pertenecer y ser acogidos. Esto nos lleva, muchas veces a querer adquirir cosas que realmente no necesitamos o no podemos financiar, queremos pertenecer claro, y esto es sano, siempre y cuando, establezcamos ciertos límites. Primero, tiene que respetarse a sí misma, si por alguna razón, evento o persona, se intenta pasar esta barrera, entonces debe poner el alto y esto se logra teniendo una autoestima y seguridad bien establecidas, para poder reconocer esos momentos. Esto es con lo que tiene que trabajar con sus hijos, para que aprendan a lidiar con este tipo de situaciones.

Con sus enseñanzas y consejos, sus hijos, deben de aprender y practicar formas de cooperar y resolver diferencias. También deben de saber que cuentan con un valor único, sin importar los bienes materiales con los que se cuente.

Es fundamental, si no es que a diario, seguido, les haga recordar a sus hijos y también a usted misma, que lo verdaderamente importante ya lo tienen y con esto se puede referir a la salud, una familia, comida y casa, etc. Expréseles lo mucho que los quiere, tal como son, no necesitan mover un solo dedo para ser alguien en la vida, pues desde el momento en que nacen, ya los son, es más bien, que ellos reconozcan su valor, para que adquieran logros importantes.

Recuerde que es igual de fundamental, marcarles sus errores como de celebrarles sus logros.

Practique con ellos actividades sanas, como ir al parque, al museo, pintar en su casa, cualquiera que no involucre gastar nada o poco dinero, enséñelos que el disfrutar de la vida, no siempre requiere de un nivel social o económico de alto nivel, si no que, muchas actividades recreativas son libres y accesible para todos.

Es natural que a veces se sientan excluidos o con envidia, no los haga sentir mal por ello, más bien, señalesle que lo perciban como algo natural, que no tiene nada de malo, lo que si sería malo, fuera retenerlos y no trascenderlos.

No participe en las rivalidades de sus hijos, si su hijo llega sintiéndose mal porque algún niño(a), le hizo el feo en la escuela o le presumió algo que ella no tenía, no corra a comprarle el objeto con el que su hija(o) se desquitará al día siguiente, esto es un error muy común y es lo más fácil de hacer para solucionar el problema, pero debe saber que esto es solo un gusto momentáneo, a la larga no es una manera correcta de educar a su hijo, ni de abordar el problema, mejor opte por enseñarle a que se siente contento por lo que los demás adquieran, y si es posible que le conteste a esa niña(o), lo bueno que es que halla adquirido algo, que para el o ella tenga un significado especial, pero que el o ella, por el momento no lo necesita. Antes de que suceda esta dinámica, platíquela y practíquela con su hijo(a) y trate de convencerlo(a) lo más que pueda de ello. Explíquele bien que el hecho de que ese niño(a), lo allá querido hacer sentir mal, es problema de ese niño(a) y no de él, que solo el o ella tiene el poder de sentirse mal o bien y no de el otro(a). Con esto le estará enseñando, a que finalmente el poder de sentirse bien o mal, radica en el o ella y no de eventos externos o de otras personas, incluso si los experimentará en el momento, estos se pueden manipular y cambiar a voluntad propia.

Tiene que hacerles ver a sus hijos que las comparaciones no tienen ningún sentido, ni razón de ser, puesto que siempre va a existir alguien que tenga mucho más o mucho menos, siempre se va a salir ganado y perdiendo a la vez. Sin embargo, más sentido tiene, el enfocarse en lo que sí se tiene y trabajar con ello y disfrutarlo y sacarle el mayor provecho. Por supuesto debemos tener ambiciones, siempre y cuando sean sanas, pero en base a lo que tenemos y no en las comparaciones. Si siguiéramos este camino, difícil sería llegar a algún lado.

Es complicado explicar todo esto a un niño y hacerlo entender, pero es muy importante hacerlo. Recuerde que esto no evitará que su hijo se deje de sentir frustrado, de hecho no lo espere, en estos momentos lo importante es señalarles el camino que deben tomar, referente a sus sentimientos y a su manera de pensar.

No pida a sus hijos que no se sientan frustrados, enojados o mal ante una situación desagradable, esto es como pedirle a una persona, que no sienta miedo ante un inminente ataque, es normal y natural que se sientan así, por esta razón no se muestre frustrado ante su hijo, regañándolo por sentirse mal, o de recompensarlo con algo material para que ya no lo sienta. Toda su vida va a sentir estos y muchos más sentimientos negativos, entre más pronto aprenda a lidiar con ellos, mejor será su calidad de vida.


'Rivalidad Infantil' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto