Primero Familia

NALGADAS, PUEDEN CAUSAR DISTORSIÓN DE LA PERSONALIDAD DE TU HIJO.


Expertos de la Universidad de Texas, Austin y la Universidad de Michigan, dieron a conocer las consecuencias de nalguear a los niños. Estas podrían llegar a estar presentes en la edad adulta.

Aunque algunos padres están seguros que las nalgadas no hacen daño a sus hijos, al contrario, ayudan a que no comentan de nuevo el error por el cual se le está castigando, pero el nuevo estudio afirma que este castigo tiene un efecto mayor en su bienestar mental.

En el estudio realizado, la nalgada fue definida como “un golpe con la mano abierta en el trasero o las extremidades”. Se analizaron a más de 160 mil niños a lo largo de 50 años, los especialistas encontraron un patrón similar en aquellos niños que recibían nalgadas como castigo.

De acuerdo con los resultados, mientras más le peguen a un niño, es más probable que sus niveles de comportamiento antisocial sean más altos, mayores problemas de salud mental y agresión y también son más propensos a experimentar dificultades cognitivas.

“Nuestro análisis se centra en lo que la mayoría reconoce como nalgadas y no en comportamientos potencialmente abusivos”, comenta Elizabeth Gershoff, profesora asociada de ciencias de la familia y desarrollo humano de la Universidad de Texas en Austin.

La recomendación de los científicos para corregir a los niños es encontrar una forma no violenta de disciplina, como dar comentarios alentadores usando un tono educado, positivo y respetuoso.


'NALGADAS, PUEDEN CAUSAR DISTORSIÓN DE LA PERSONALIDAD DE TU HIJO.' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto