Primero Familia

La responsabilidad educativa de los maestros y la familia


Familia y escuela, ambos tienen un objetivo en común: el desarrollo integral de los niños y niñas, por esta razón este objetivo es una tarea que incumbe tanto a los maestros como a los mismos padres, a veces queremos dejarle toda la responsabilidad al profesorado, pero lo que inicia en casa sigue en la escuela, y lo que se imparte en la escuela termina en casa y fuera de ella.

Es importante que ambas partes estén dispuestas a colaborar. Cuando una persona elige estar en el ámbito de la educación, debe tener vocación para ello, mucha paciencia, disposición, buenos valores, tiempo y corazón. Los padres de igual forma deben estar dispuestos a ofrecerles tiempo a sus hijos, participar de las diferentes actividades escolares, motivarlos para que desarrollen algún arte o deporte, y estar siempre al pendiente de todo lo relacionado con la escuela: ayudarlos con sus tareas, estar presentes en las entregas de calificaciones, pertenecer algún comité de padres, y crear lazos de confianza y ayudas entre padres y profesores. Dicha relación de confianza, se convierte en un punto clave para obtener resultados positivos en el desarrollo adecuado de los niños para su crecimiento personal e intelectual.

El proceso educativo, es una tarea en común, que como lo mencioné anteriormente, inicia en la familia y continúa en la escuela, por esta razón se necesita de ambos para lograr obtener buenos resultados educativos, que les permita a los niños en un futuro, tener una vida normal. Para ello es necesario incluirnos en la vida de nuestros hijos.

Para que exista una conexión entre padres y maestros, debe haber un punto de encuentro, donde se integren ambas partes. Los maestros tienen la responsabilidad en primera instancia, de dar a conocer el proyecto educativo de la institución, para que los padres sepan cómo funciona y de qué manera pueden participar y estar al pendiente; como segundo punto, los docentes deben fomentar ambientes de formación, educación y cooperación, de igual forma los padres al estar interesados en conocer los procesos de aprendizajes, se integrarán con más facilidad a la escuela y por consiguiente a sus hijos.

Muchos autores destacan que la educación debe ser un proceso de colaboración entre los padres y la escuela, y que este permite generar una gran cantidad de efectos positivos sobre los niños y las niñas, los padres, la institución y sobre todo para la comunidad en general.

La necesidad de que se establezca una interacción entre el docente y los padres se debe a varios aspectos según el autor Macbeth (1989):

-Los padres son los responsables, ante la ley, de la educación de sus hijos por lo cual son clientes legales de los centros educativos a los que asistan sus hijos, y deben ser bien recibidos y bien atendidos.

-Ya que se debe compatibilizar la educación familiar, no formal, con la de la escuela, formal, creando una educación compatible e interrelacionada. Y por ello, los docentes y el centro educativo deben tener en cuenta la educación familiar para crear y fomentar un aprendizaje escolar.

-La educación familiar es la base e influye enormemente en la enseñanza formal y es un factor significativo entre la complejidad de factores asociados a la desigualdad de oportunidades en educación.

-Los profesores deben velar porque los padres cumplan sus responsabilidades y obligaciones, y para facilitar esto es necesaria la interacción y cooperación familiar, mediante la participación de estos en la escuela y una comunicación fluida y habitual.

-Y como los padres son los responsables de sus hijos e hijas, estos deben intervenir y tomar parte de las decisiones que se toman en la escuela sobre su funcionamiento y organización a través de sus representantes elegidos por ellos/ellas para que así lo sea.

-Esta interacción facilita a los docentes conocer mejor a su alumno/a, su entorno familiar y de amistades, de esta manera los profesores pueden informar a la familia sobre características de sus hijos/as que tal vez no pueden observar en casa o en el barrio, puesto que es otro contexto diferente y con otras características.

Es evidente que las funciones y responsabilidades son distintas y diferentes, pero lo importante es saber reunir estas diferencias y completarlas de manera que sean contribuciones positivas.

Aunque se presenten diferencias de todo tipo, existe un punto de unión entre ambas partes, ya que la escuela ofrece recursos a los alumnos, proporcionando información, ejes básicos de conocimientos en los que pueden fundamentar conocimientos científicos y culturales; la familia por su parte acoge este conocimiento y lo incorpora en el conocimiento familiar, cultural, profesional y cotidiano buscando los momentos posibles de la vida diaria para ponerlos en práctica.

Por: Andreina Restrepo C.


'La responsabilidad educativa de los maestros y la familia' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto