Primero Familia

La responsabilidad de lo que publicamos en Internet


¿Qué es lo más valioso que tenemos? Todas las madres estarán de acuerdo conmigo sobre la respuesta: nuestros hijos. Son nuestro amor más grande, nuestro dolor de cabeza más intenso, y la felicidad más hermosa que conocemos. Sus éxitos nos llenan de orgullo, sus fracasos nos duelen más que los propios y obviamente, sus ofensas nos hieren más que las que recibimos personalmente.

Haríamos todo por defenderlos y evitarles cualquier pena.

Para nuestros hijos, deseamos una vida mejor a la que nosotros hemos vivido, llena de cosas maravillosas, y ciertamente, nos gustaría que no cometieran los errores que nosotros hemos cometido.

¿Y qué sucede cuando a causa de nuestros problemas, o situaciones que vivimos, nuestros hijos sufren? Obviamente, nos sentimos mal y tratamos de evitar que pasen un mal rato.

Entonces, ¿por qué si nuestros hijos no se merecen recibir las consecuencias de nuestros problemas, los hijos de personas famosas, sí? ¿A qué me refiero? Al bullying que los hijos de Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto han sufrido en días pasados, en especial Sofía Castro, hija de Angélica.

Sin importar nuestra opinión personal sobre Sofía, debemos recordar que es una niña, apenas con 18 años cumplidos y que comienza su vida. Debemos también recordar que ella es hija de personas que están pasando por un momento difícil, sin embargo, no es culpa de ella, nada de los problemas de México son culpa de ella o de sus hermanos. Como madres y padres, deberíamos de sentir compasión y dejar a esos niños en paz.

¿Alguno de ustedes desearía que sus hijos sufran a causa de los problemas que ustedes están pasando? La respuesta obviamente es un rotundo: ¡no!, nuestros hijos no tienen la culpa de nuestros problemas.

Exacto. Los hijos de Angélica Rivera y Peña Nieto tampoco la tienen.

Ha sido muy doloroso leer los comentarios en contra de la Familia Presidencial, no importa que tan molestos estemos, hay cosas que no se deben decir nunca. Deseos de muerte, amenazas, palabras horribles que envenenan el corazón. Triste a lo que hemos llegado como sociedad, a lo que nos atrevemos escribir y el odio que presentamos ante el mundo. Antes de escribir palabras así, deberíamos recordar que con la lengua también se mata.

Si nosotros como padres estuviéramos manejando la situación de crisis de manera diferente, es una cuestión personal. Que si dejaríamos viajar a Sofía, que si no, que si la enseñaríamos a hablar en público. En fin, mil opiniones al respecto. Nadie tenemos la respuesta correcta ni somos perfectos. Dejemos a la Familia Presidencial manejar su crisis como mejor les parezca, y expresemos nuestra opinión política de manera respetuosa y sin ofensas personales. Y sobre todo, dejemos fuera a los hijos de nuestra opinión.

Por: Norma Olivares


'La responsabilidad de lo que publicamos en Internet' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto