Primero Familia

La importancia de la comunicación en la familia


El lenguaje es el medio más importante con el que podemos contar al momento de interactuar con nuestros semejantes, así como desde sus primeros meses el bebé utiliza un lenguaje cuando quiere relacionarse con su alrededor. Ya hacia eso de los nueve meses, el niño sabe si sus padres están contentos, enfadados o si le muestran afecto o no. El aprendizaje del lenguaje es muy importante para la posterior comunicación en la familia. Existe una diferenciación apreciable en lo que es llamado como lenguaje no verbal, así tenemos que los gestos, las miradas, la expresión de la cara, son elementos que pueden ayudar a manifestar las actitudes, los sentimientos, las motivaciones que favorecen un clima familiar acogedor. Otro lenguaje y el más comúnmente conocido es el lenguaje verbal.

Dado ese lenguaje no verbal es que desde el momento en que nace, el bebé es capaz de captar desde su interior la intensidad del afecto, es capaz de notar si se le abraza con cariño o si se le sostiene sin más afecto. Es capaz de valorar la mirada de un adulto; esta misma situación también sucede con las personas adultas y entre los miembros de una familia.

Como esto, hay mil maneras de utilizar el lenguaje o los distintos lenguajes que existen, pero todas ellas conllevan a un mismo fin: la comunicación entre semejantes.

El lenguaje es un asunto social y está limitado por los conocimientos de cada uno. Los símbolos son personales e inagotables y la posibilidad de combinar ambos lenguajes (verbal y gestual o no verbal) implica comunicación. ¿Qué mejor que usar este tipo de comunicación en familia para hacer más cálida la relación?

La familia es el núcleo de la sociedad y es la unidad más importante en el desarrollo de las personas, en su personalidad y en sus valores, para toda familia este desarrollo es de vital importancia que se mantenga siempre un buen diálogo familiar, de tal forma que los padres puedan enseñar o trasmitir a sus hijos los pilares para el desarrollo de los hijos a futuro, pues para nadie es de ocultar que una buena infancia llena de afecto, amor, armonía y de una buena enseñanza de valores y principios es el mejor tesoro que pueda darse a un hijo. La familia constituye un real factor protector en la medida que promueve el desarrollo de la confianza, la autovaloración, habilidades sociales, dentro de lo cual la comunicación directa, honesta y respetuosa tiene un peso importante. Una buena comunicación significa saber hablar o decir las cosas, siendo mucho más que solo hablar. Comunicarse es observar, escuchar y comprender, por un lado y expresar, decir, pedir y actuar, por otro.

La comunicación es un arte y es un aspecto esencial de todo ser humano. Es una de las diferencias significativas entre las personas y los animales. Existe un deseo innato del ser humano para comunicarse con Dios (su creador) y sus semejantes.

Es por eso que la comunicación es todo un arte y contiene elementos básicos: hablar, escuchar, y comprender. Como también podríamos agregar los gestos corporales y empatía. Todos saben cómo definir el hablar, pero el solo hablar no nos garantiza la comunicación puesto que hablar es muy fácil; cualquiera puede hacerlo, pero comunicarse con otros, es ahí la tarea difícil. Para que exista un diálogo se requiere dos o más personas. Hay una sola condición para que haya diálogo: debe ser recíproco y proceder de ambos lados como tal; y sobre todo los participantes deben persistir esforzadamente. La palabra del diálogo puede ser pronunciada por un participante, pero evadida e ignorada por el otro y no llegar a nada.

A través del diálogo, padres e hijos se logran conocer mejor, conocen sobre todo sus respectivas opiniones y su capacidad de verbalizar sentimientos.

El diálogo como todos sabemos facilita acuerdos, permite la elaboración conjunta de normas y proyectos, mejora las relaciones de la familia, evita muchos malentendidos y conflictos, y sobre todo resuelve los problemas surgidos en la familia. También sabemos que  es una relación reciproca en la que cada persona experimenta el otro lado, donde su comunicación se convierte en un verdadero hablar y escuchar, un dar y recibir, en que cada uno de los participantes informa y aprende, esta es la verdadera comunicación.

La forma como mires a tu hijo y el tono en el que te dirijas a él, son tan o más importantes que tus palabras. Pueden influir o afectar más que éstas.

Los padres deben tener un diálogo muy fluido con sus hijos, donde cada palabra debe ser para estimularlo, dar cariño, instruir con amor y darle confianza.

 Por: Erica Marcucci


'La importancia de la comunicación en la familia' have 1 comment

  1. 28 febrero, 2017 @ 12:04 pm Rubí Vásquez F.

    Es muy importante la comunicación familiar, pero en la actualidad hemos dejado de lado por falta de tiempo, vivimos el ritmo de vida muy acelerado, nos falta el tiempo, y la familia paga el pato.

    Responder


¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto