Primero Familia

La educación sexual dentro de la familia


Actualmente, los niños tienen una visión de la vida mucho más abierta que en otras épocas.  Debido al gran crecimiento tecnológico que estamos viviendo, las familias de hoy se encuentran viviendo alrededor de diferentes medios de información, lo que hace tener un acceso más rápido a cualquier tema. No es nuevo que un niño de 10 años, sepa sobre cualquier tema, incluso sobre sexualidad. Es por eso, que los papás deben estar muy alertas y orientar debidamente a sus hijos.

Las imágenes e información que se dan en torno a la sexualidad, sabemos que no son las más adecuadas para el desarrollo de los hijos durante su crecimiento. Es entonces, donde el papel de los padres debe ejercer un rol de educación sexual; en pleno siglo XXI, existen miles de familias que no se atreven a hablar de sexo con sus hijos, pero debemos romper con todos esos tabús y enfrentar la realidad, siendo nosotros mismos los que aclaremos las dudas sobre sexualidad que tienen nuestros hijos.

La edad en que empieza la curiosidad por este tema, es al mismo tiempo un impacto enorme para los niños, que empiezan a buscar respuesta a sus dudas y muchas veces, quedan muy confundidos, ya que desafortunadamente existe un gran bombardeo de información completamente descontrolada, que puede cambiar por completo la perspectiva de los jóvenes.

Podemos informarnos muy bien antes de hablar con ellos, incluso, buscar ayuda con algún profesional para que nos ayude a orientar a nuestros hijos. No olvidemos que los hijos, además de desarrollarse social, física, intelectual y emocionalmente, también se desarrollan sexualmente.

Apoyemos a nuestros hijos a descubrir este mundo, si no tienen una verdadera orientación pueden confundirse, y llegar a tener graves consecuencias por desconocer muchas cosas. Hablar de sexualidad, no solo es hablar de relaciones sexuales, es orientarlos sobre los cambios físicos que presentarán durante su desarrollo, el periodo menstrual en las chicas, o la curiosidad y los sueños mojados que empiezan a presentarse durante esta etapa en los jovencitos; todo lo que necesitan saber y por qué se dan estos cambios que a todos nos pasan.

El papel que juega la familia en este tema es muy importante, se dice que un 70% de los padres hablan con sus hijos sobre sexualidad, pero la realidad, es que muchos padres no saben realmente lo que sus hijos piensan sobre el sexo. Lo importante es hablar claramente sobre el tema, sin mentiras, llamando a las cosas por su nombre y dar una amplia explicación sobre los riesgos y las consecuencias que pudiera tener si se lleva una vida sexual sin responsabilidad, pero sobre todo escucharlos pacientemente.

La influencia que ejerce el grupo social donde se desenvuelven los hijos es muy elevada y el comportamiento que tienen los adolescentes es muy diferente al que los padres pensamos, lo mismo que el contenido sexual que tienen los programas de televisión, las películas o cualquier medio como el Internet; todo esto juega un papel determinante en el comportamiento sexual de los adolescentes y sobre todo en los menores de 10,11 y 12 años, ya que se presentan altos niveles de embarazos no deseados, esto se debe,  a que la percepción que tienen los jóvenes es de que existe un “pequeño” riesgo en la práctica sexual sin usar anticonceptivos y esta comprobado, que esto acelera la iniciación al sexo desde temprana edad.

Cuando unos padres conscientes y siempre atentos a las necesidades de sus hijos fomentan una buena comunicación y confianza, será más fácil acercarse a ellos para hablar de este tema, siempre, con el objetivo de que se vea al sexo de forma natural, con madurez y responsabilidad y no con morbo, como juego o solo por tener placer. Hay que inculcar en los jóvenes ese sentido de responsabilidad al iniciar su vida sexual, y de hacerles saber que los sentimientos, también juegan un papel importante en este aspecto de su vida, de esta forma, se evitará una actividad sexual temprana, prevenir embarazos en adolescentes o aún más grave, la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

Se debe fomentar y estructurar una buena participación de los padres hacia los hijos, tomando la iniciativa y acercarse a ellos para poder resolver sus dudas.

Las consecuencias de tener relaciones sexuales a una edad muy temprana, van desde problemas emocionales, rechazo social, sobre todo en las jovencitas, que son etiquetadas, y que tienen problemas físicos. En caso de contraer una enfermedad sexual o quedar embarazada, las consecuencias también tienen un gran impacto en el plano económico para las familias.

La vida de estos jóvenes cambia radicalmente y puede ocasionar al mismo tiempo una inestabilidad matrimonial. Existen estadísticas muy alarmantes que aseguran, que el índice de estudiantes de secundaria reportan haber tenido una vida sexual activa desde los 13 años, y el 67% dice arrepentirse y hubieran preferido haberse esperado más tiempo.

Hay que lograr un verdadero ambiente de confianza con nuestros hijos, para que cuenten con la madurez suficiente para conducir su vida sexual responsablemente. Tratar este tema con toda naturalidad, con una actitud abierta y no decirles mentiras, estar preparados para recibir preguntas que puedan incomodarnos, y hacer todo el esfuerzo para aclarar todas las dudas que tengan.

No desaprovechemos la oportunidad de escuchar a nuestros hijos y ayudarlos a salir de cualquier confusión. Debemos estar dispuestos a escuchar, y vivir con ellos, su transformación en adolescentes responsables en su sexualidad. Seamos unos padres responsables sobre la educación sexual que nuestros hijos deben recibir en el hogar.

Por: Nora Oropeza

 

 

 

 


'La educación sexual dentro de la familia' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto