Primero Familia

Cómo lograr una mejor comunicación en la familia


La comunicación familiar es más que intercambiar palabras entre los miembros de la misma.

Cada cabeza es un mundo y cada familia es un mundo, a pesar de convivir la mayor parte del día y creer conocer todo acerca de nuestros hijos y pareja, a veces la falta de comunicación, nos aleja de ellos. El no saber tocar ciertos temas o poder abrirse a la discusión o no sentirse en confianza para hablar de ciertas problemáticas. Los padres por temor a perder su autoridad, no saben bien como establecer y hasta donde llegar en los límites entre ser una autoridad o un simple amigo para nuestros hijos, o sencillamente que las horas del día no nos alcanzan para poder tener un rato dedicado a nuestra familia y a conversar de las experiencias del día.

Para la mayoría, es difícil tener el tiempo para dedicarlo exclusivamente a platicar con nuestros hijos o pareja, por lo general llegamos cansados y agotados de trabajar y solamente queremos descansar y no saber de nada más, especialmente los padres, y son precisamente ellos los que deben preocuparse por mantener este vínculo de preferencia diario en sus familias.

A veces puede ser muy sencillo entablar y sostener una plática con su hijo, otras va a resultar muy difícil y hasta imposible, lo importante es siempre intentarlo.

Existen muchos momentos claves para lograr una mejor comunicación en la familia: La hora de comer o de cenar, antes de dormir, organizar actividades juntos, fines de semana. Aunque parezca imposible, existen muchos momentos claves para la comunicación. Los celulares, computadoras, televisión, Ipad todos son excelentes inventos que nos facilitan mucho la vida, pero paradójicamente no ayudan en nada a la comunicación familiar, todos los pocos momentos libres con los que contamos a veces los invertimos en estos aparatos con la falsa sensación de querer distraerse o descansar del día, y tal vez pensamos que lo que menos necesitamos es procurar una plática con alguien más, y que aparte a lo mejor tendremos que valernos de astucia y esfuerzo para lograrlo, lo más fácil sería ignorarlo, pero esto a la larga nos puede traer consecuencias no muy agradables o que requieran de más esfuerzo y más trabajo.

Es muy importante poner énfasis en realizarlo, pues nos traerá muchas satisfacciones. Quien mejor para poder aconsejar a su hijo, o poder escuchar a su pareja y viceversa que ustedes mismos. Nadie le dará un mejor y bien intencionado consejo y apoyo que su familia. Los tiempos que usted invierta en ella son los más valiosos del día y de su vida. A la hora de la comida o cena no permita que nadie tenga sus celulares ni la tele o el Ipad prendidos, incite a la conversación aunque nadie tenga nada que platicar, haga de esta práctica una costumbre, de que a la hora de sentarse en la mesa, se va  a comer y a comentar las experiencias del día. Antes de dormir puede también aprovechar este momento para preguntarles individualmente a sus hijos si todo se encuentra bien, si tienen alguna inquietud si todo va bien en la escuela etc. Lo mismo con su pareja, es buen momento de conversar, aunque sea una plática ligera, lo importante es que lo hagan y creen esos hábitos de comunicación.

Es muy importante recordar que a pesar de la importancia de tener, cuidar y tratar de ser los mejores en nuestros trabajos y que muchas veces sacrifiquemos  ese tiempo con nuestras familias, lo más importante siempre van a ser ellos. Se requiere de perseverancia y paciencia para establecer los hábitos de entablar y sostener conversaciones aunque no sean relevantes. Tal vez no siempre tenga éxito, obviamente habrán días que no va a tenerlo y por ello no se sienta mal o que no ha cumplido, lo más importante es que todos los días que si pueda lo realice.

Nuestras agendas están llenas casi siempre y el poco espacio con el que contamos quisiéramos dedicarlo al descanso y es sano hacerlo de hecho es algo que debemos ejercer. El descanso es tan importante como el trabajo, esto nos ayudará a ser más pacientes con nuestros hijos, lo cual vamos a necesitar para fortalecer los lazos de comunicación. Quisiéramos poder hacer todo, descansar, atender el hogar, nuestras familias, tener una vida social y ser exitosos en nuestros trabajos etc. pero al final del día el peso de la realidad cae en nuestros cansados cuerpos. En la mayoría de los casos no podemos hacerlo todo y esto no significa que seamos menos, sino que nos estamos pidiendo mucho. Ponga los pies bien puestos sobre la tierra, sea realista y hágase esta pregunta ¿Cuáles son sus prioridades? Por supuesto su número uno debe de ser su familia y de ahí parta, las actividades que no alcance ha realizar caerán en la categoría de menos importancia, aprenda a delegar, pida ayuda a quien pueda, esto le ofrecerá más tiempo, el cual podrá utilizar para realizar sus actividades.

Recuerde que no nada más basta que abrace a sus hijos y pareja, que les brinde apoyo económico que este ahí para ellos, es también de mucha importancia que hable, que se comunique, recuérdelo y téngalo siempre presente.

Por: Liliana Sierra


'Cómo lograr una mejor comunicación en la familia' No Tiene Comentarios

Se el primero en comentar

¿Te gustaría compartir tus pensamientos?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y/ó spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.

2014 Primero Familia | Políticas de Privacidad | Contacto